¡Todos nuestros juegos estimulan la creatividad y el aprendizaje! Encuéntralos aquí

¿Jugamos Juntos?

por Braintoys Chile


El juego es la principal actividad de niños y niñas, es su camino para el desarrollo integral, la conexión con otros y el entorno. Le permite tener experiencias sensoriales, corporales, intelectuales, emocionales y verbales.

Toda la vida se ve influida por estas significativas experiencias que, vistas desde fuera, son algo tan cotidiano y simple, pero que nos sorprendería infinitamente si pudiéramos ver lo que pasa en el cuerpo por dentro. 

Comenzando por el cerebro, podemos imaginar miles de conexiones neuronales producidas por las diversas experiencias a las que estamos expuestos. Unas se producen por el movimiento, otras por la textura del juguete, otras por los ruidos, otras por las ideas, etc. Suma y sigue de manera simultánea como un bombardeo de energías que ingresan y se expanden.

Así también podemos pensar en cómo cambia la respiración en los distintos tipos de juego, aumenta la circulación de la sangre, se regula la temperatura corporal de manera similar a como ocurre cuando los niños duermen. La vitalidad se apodera de cada rincón. 

Todo esto conduce a nuestro cuerpo a secretar las llamadas “hormonas de la felicidad: Dopamina, Serotonina, Endorfinas y Oxitocina. Todas ellas van aportando para que la situación del juego sea emocionante, significativa, desafiante y completa. Un niño puede trasladarse de un universo a otro en un mismo juego, traspasar las fronteras de la realidad y dar rienda suelta a la libertad de la imaginación.

Es tan relevante y significativo lo que está pasando que un juego deja de parecer sencillo, o de tener un bajo perfil, y el rol de los adultos toma un tinte bastante apreciable también. Proveer de ciertas condiciones para jugar, estar disponible para enriquecer lo que está pasando, responder a los comentarios espontáneos o sugerir variaciones, puede resultar algo trascendente. Y no requiere de un gran despliegue o unos conocimientos específicos, solo necesita tiempo y voluntad.

Jugar juntos también hará que nuestro cuerpo secrete esas mágicas hormonas y nos ayude a imaginar universos nuevos, pasar fronteras de tiempo y olvidar incluso algunas preocupaciones, por lo que la inversión realizada tendrá un efecto doble que nos regala como resultado un sinfín de beneficios que podemos aprovechar en familia y fortalecer nuestra relación.

 

María de los Angeles Castro
Directora Ejecutiva Fundación Infancia Primero
www.infanciaprimero.org


Anterior






artículos relacionados...


envianos un comentario...