¡Con Braintoys los niños aprenden jugando!

Testimonio: ¡Me pidieron que jugara con Imanix!

por Braintoys Chile

Cuando llegó el tremendo “regalo” mis hijas de 4 y 6 años se abalanzaron sobre él como si fuera el fin del mundo, cosa típica en los niños. Una vez abierto el paquete la primera impresión fue la de unos ojos desorbitados por la emoción y una ansiedad impresionante de querer abrir la caja. Al ver las figuras se escuchó un ¡WUAW!

Yo en un principio nerviosa estaba encima de ellas controlando su uso, pero ya después de la veinteava vez que se les caía al suelo, desde la cama, me relajé porque se veía un material resistente y seguro para ellas.

La primera imagen que tuve de Imanix fue: un material pensado para trabajar conceptos de geometría, ya que vienen varios triángulos de diferentes tipos (isóceles, rectángulos, equiláteros), cuadrados de muchos tamaños, los cuales tienen imanes en sus aristas lo que permite crear cuerpos geométricos con ellos. Pero al observar a mis hijas jugar con él, me di cuenta que es un material que tiene intrínsecamente mucho más que ofrecer.

Mis hijas comenzaron a juntar las figuras creando cosas bidimensionales, crearon “flores”, “casas” y “animales”, hasta que en un “descuido” de mi hija mayor un triángulo se paró por accidente en su creación y quedó en posición vertical. Con esto, el juego se puso cada vez más interesante, porque empezó el desafío de crear cosas tridimensionales!!! Se les abrió un nuevo mundo de oportunidades donde podían seguir introduciendo, mezclando, explorando y uniendo figuras para crear otras. Al ver esto me di cuenta que Imanix es un material que facilita e incentiva la creatividad de los niños ya que a partir de su manipulación ellos van descubriendo y armando nuevas ideas a través del juego.

En un momento mi hija menor juntó todos los cuadrados tratando de formar una caja. Tenía 5 caras de su cubo en posición y hubo un problema; se les acabaron los cuadrados!!!!, en un momento se desesperó pero junto con mi ayuda fuimos viendo nuevas posibilidades, hasta que ella misma la encontró y yo quedé impresionada!!! Tomó dos triángulos iguales y los unió de tal forma que crearon un cuadrado, y lo puso en su caja que quedó terminada. Obviamente aquí hubo intervención mía para buscar la solución pero la que la encontró fue ella, y eso lo hizo gracias a la versatilidad que tiene este juego, ya que las piezas son diferentes pero calzan entre sí, lo que va ayudando a los niños a seguir adelante e investigar en vez de frustrarse y dejar de jugar, es un potenciador apoyo para solucionar problemas y jugar con las diferentes posibilidades que ofrece.

Quedé impresionada con Imanix, ya que hace mucho tiempo que no veía a mis hijas tan absortas y concentradas por tanto tiempo y en la misma actividad, tanto así que apenas hablaban y prácticamente lo único que hacían era ensamblar y construir con esas figuras transparentes de colores e imanes, ni siquiera quisieron bajar a tomar su leche y su pan, el cual no perdonan.


Siguiente






artículos relacionados...


envianos un comentario...