Cualquier duda o pedido especial a través de nuestro Whatsapp +56 9 5816 4373

Tu mascota amada inmortalizada en un corcho

por Braintoys .

Este maravilloso arte tallado por la artista japonesa radicada en Chile, Motoko Toda, se ha convertido en un verdadero culto para muchos que aman su trabajo bautizado como “los perritos tintos”. Hoy nosotros también nos rendimos a su oficio.

Por Soledad García-Huidobro Fotos Agradecimiento Motoko Toda


Motoko (niña de los elementos) Toda (apellido común de Japón), es escultora de la Universidad de Arte de Osaka. Fijó sus ojos en Chile por primera vez cuando era estudiante. “Dibujé un mapa del mundo en mi pieza y ahí encontré Chile, ese país con forma de ají. Con una amiga dijimos que nos gustaría viajar a conocerlo algún día”, nos cuenta. 

Pasó el tiempo y el 2006 Motoko cumplió su sueño de venir a Chile para visitar a una amiga que conoció en Japón. Luego regresó el 2010 y no se fue más. “Me sigue interesando la experiencia de vivir en otro país”, asegura. 

Con 43 años y más de 700 figuras talladas en corcho nos confiesa que feliz colaboraría con escritores y artistas para abrir nuevos caminos para su trabajo, cosa que ya ha empezado de a poco a hacer.


- ¿Cómo  fue tu proceso como artista hasta encontrar lo que haces hoy con los corchos? ¿Cómo nació tu pasión por crear figuras con corcho y cuántos años llevas en este oficio?

Me licencié en escultura en la Universidad de Arte de Osaka. Mis primeros trabajos fueron principalmente con piedras y fue así como aprendí a interactuar con el material y aprovechar sus características.

En Chile quise investigar los nuevos materiales con que me encontré. Primero opté por la yuxtaposición de papeles (papel maché) dando una especial relevancia al papel periódico que me llamó la atención por la ligereza, la textura y por el componente local y cotidiano que ofrecía. Con ese material he construido pequeñas casas vacías. El tema fue la relación con la materialidad y con el habitar que establecemos en los distintos aspectos de nuestra vida.

Coleccionaba los corchos porque me parecieron bonitos por su tamaño y sus dibujos. Probando qué podía hacer con ellos nació un perrito. Eso fue el 2014 y continúo haciéndolos. 


-Los perros tintos forman tu maravilloso trabajo, ¿qué relación tienes con los perros y animales en general? ¿Cómo es trabajar con ellos como fuente de inspiración y observación constante?

Me gusta mucho observar a los perros en la calle. Perros que esperan la luz del semáforo, perros que participan en reunión de gente en el parque, perros que marchan con la gente. Si los miras, ves que comen, duermen, pasean y saludan como nosotros.


- ¿Cómo es tu proceso creativo y de producción? ¿En qué te inspiras para tallar cada perro, gato u otro animal?

En su mirada, su sonrisa, sus particularidades. Cada animal es diferente y todos los hago con cariño.


- ¿Qué te da el corcho que se ha convertido en tu materia prima?

El corcho es un material con flexibilidad y resistencia. Además me gusta que el corcho en Chile sea un material común y familiar. Pienso que un corcho guarda la historia de una mesa chilena. Los reciclo y pido a mis amigos que los guarden para mí y así intento dar al material una vida nueva. Esa posibilidad del reciclaje es atractiva para mí.


- ¿Por qué crees que, tanto grandes como chicos, sienten gran atracción por tu arte?

Creo que mis animales intentan ser simpáticos con todos, no distinguen si las personas son grandes o son pequeñas. 



- ¿Cómo te pueden contactar para hacer un encargo? ¿Cuánto te demoras aproximadamente?

Siempre estoy mostrando mi trabajo en las redes sociales y los interesados se contactan conmigo por ahí, principalmente por Instagram (@moto_toda). Dado que cada figura es diferente, el tiempo que lleva también es diferente. Últimamente hay espera de unos meses.


Anterior Siguiente






ARTÍCULOS RELACIONADOS


envianos un comentario...